Saltar al contenido
Remedios Para Todo

Tos Ferina: ¿Cuáles son sus Síntomas, Causas y Remedios?

Infección de las vias respiratorias

La tos ferina, también conocida como tosferina, pertussis y convulsa, es una enfermedad de la vía respiratoria sumamente contagiosa.  La vía de contagio se da de persona a persona con entrada por las fosas nasales, mediante el estornudo o por medio de compartir las gotas nasales de aerosol.

Antes de profundizar sobre la enfermedad veamos cómo es la vía respiratoria y así más adelante entender cómo ataca la enfermedad a nuestro cuerpo.Síntomas más habituales de la tosferina

El aparato respiratorio se constituye de las fosas nasales por donde ingresa el aire al cuerpo, la tráquea y bronquios que es el sistema de tuberías que transportan el aire y, los pulmones donde ocurre el intercambio de oxígeno y dióxido de carbono. El sistema respiratorio se mantiene hidratado mediante la producción de moco que además le sirve como una barrera bacteriológica. Para la circulación de este moco, el epitelio del aparato respiratorio está provisto de cilios que son micro-apéndices del epitelio y se observan como una vellosidad que mueven el moco en una dirección, y se le llama epitelio ciliado.

¿Qué es la Tos Ferina?

La tos ferina es una enfermedad infecciosa de las vías respiratorias que paraliza los cilios del epitelio de la tráquea y los bronquios, y se caracteriza principalmente por presentar crisis de tos con un sonido estridente al inspirar (cuando entra aire en los pulmones).

La tos ferina afecta a millones de personas al año, tanto en países en vía de desarrollo como en países desarrollados, causando miles de muertes, aún cuando es una enfermedad totalmente prevenible por vacunación en todo el mundo. La enfermedad afecta a personas de cualquier edad pero casi todos los casos se corresponden a niños, sobre todo en neonatos por ser los más vulnerables. La tos ferina ha tenido alta prevalencia a pesar de sus vacunas debido a que estas han sido motivo de controversia desde los 70´ y los 80´, cuando se le atribuyó a la vacuna DPT efectos secundarios sistemáticos e irreversibles, sin embargo, esta campaña negativa no pudo ser confirmada y las vacunas siguen siendo el principal y único método de prevención contra la tos ferina.

Infección de las vias respiratorias

¿Qué síntomas tiene la Tos Ferina?

Los síntomas de la tos ferina se manifiestan por etapas. En el periodo de incubación, de siete días aproximadamente,  los síntomas en adultos y bebés son iguales a los de un resfriado común: tos leve, estornudos, fiebre y secreción nasal. Luego del periodo de incubación la tos ferina en adultos suele presentar los siguientes síntomas: tos paroxística (tos violenta), el estridor inspiratorio y vómitos tras las crisis de tos. En la etapa de mayor gravedad el paciente puede presentar bronconeumonía, complicaciones neurológicas, edema cerebral,  empiema pleural, petequia, úlceras gástricas y convulsiones (por lo que también se le llama convulsa); estos síntomas son consecuencia de la falta de oxígeno y los efectos de toxinas. Por otro lado, la tos ferina en bebés generalmente suele ocasionar que el infante presente vómitos, tos seca, episodios de asfixia y pausas largas en la respiración.

Además, como producto de las repetidas crisis de tos paroxística se genera un cuadro clínico secundario que puede abarcar los siguientes efectos: hemorragia subconjuntival, prolapso rectal, fracturas costales, neumotórax, enfisema subcutáneo, incontinencia urinaria, hematomas subdurales, hernias inguinales o umbilicales, síncope (pérdida momentánea de la conciencia) y la disección de la arteria vertebral en los peores casos.

Las personas que contraen la enfermedad normalmente manifiestan los siguientes tipos de tos:

Tos seca: La tos seca en bebés suele ser leve y en los adultos más intensa.

Tos seca falsa: Esta tos impide expectorar y produce la deglución de la mucosidad.

Tos crónica o aguda: Se produce cuando la enfermedad está avanzada. La tos en bebés, al igual que en los adultos, suele ser violenta y puede causar vómitos tras cada crisis.

 

Sintomas de la tos ferina

¿Qué causas producen la Tos Ferina?

La tos ferina es causada por infección de Bordetella pertussis (por lo que se le conoce a la enfermedad como pertussis), una bacteria que infecta las vías respiratorias altas (bronquios, tráqueas y fosas), adhiriéndose al epitelio ciliado y excretando toxinas.

Como es una bacteria encapsulada (no móvil) se mantiene en el epitelio ciliar y se multiplica con rapidez. La principal causa de la sintomatología de la enfermedad está dada por producción de las toxinas que se liberan y difunden por todo el cuerpo. Entre ellas, la citotoxina traqueal derivada del peptidoglucano que produce parálisis de los cilios y es la principal causa de la acumulación de moco y agregados celulares en los bronquios, y por consiguiente la falta de oxigenación al cerebro y demás órganos del cuerpo. La toxina más relevante, debido a su agresividad, es la toxina pertussis, que mantiene en el hospedador niveles elevados de adenilil ciclasa y AMP cíclico, lo que causa los efectos más graves en el paciente.

Existen otras enfermedades con sintomatologías parecidas a la pertussis, como el síndrome coqueluchoide que puede ser producto de otros agentes etiológicos distintos a Bordetella pertussis, estos podrían ser Bordetella bronchiseptica, Mycoplasma pneumoniae, Chlamydia trachomatis, adenovirus y el virus sincicial respiratorio; que generan sintomatología más leve ya que estos no producen la toxina pertussis.

Bacterias causantes de la tosferina

Remedios para la Tos Ferina

Antes de mostrarte remedios para el tipo de tos ferina, es conveniente que sepas que la enfermedad se puede prevenir. En 1940 realizaron la vacuna para la tos ferina probada y recomendada contra Bordetella pertussis que consiste en una vacuna de células enteras,  la cual está combinada con toxoides antidiftérico y antitetánico, la DPT. Luego en 1980 se comenzó a implementar la vacunación con una vacuna acelular (compuesta por fragmentos proteicos de la bacteria) también combinada con toxoides antidiftérico y antitetánico, la DTaP. Las vacunas para la tos ferina se ponen en 5 dosis en caso de los bebés, incluyendo una dosis durante los últimos meses de embarazo; y se recomienda en adultos tres dosis. Estas aportan una protección durante 4 años en promedio, por lo que debe repetirse las tres dosis luego de ese periodo de tiempo. En el caso de las mujeres embarazadas con tos ferina deben recibir la vacuna en cada gestación para así transmitirles anticuerpos al bebé.

Cuando la persona sospecha que está infestada con Bordetella pertussis, primero debe visitar al médico quien dará el diagnóstico correcto y comenzará con el tratamiento de las tos ferina. Las cepas de Bordetella pertussis son sensibles a los antibióticos macrólidos como la eritromicina y sus derivados la claritromicina y la azitromicina, por lo que el tratamiento de la tos ferina en el paciente consiste en la suministración de estos antibióticos.

Es importante que tengas en cuenta que sólo suministrando los antibióticos podrás curarte de la infección. Pero además, con el fin de aliviar los síntomas del tracto respiratorio que ya hayan sido dañados por la bacteria y botar la flema acumulada, te presentamos dos remedios caseros para la tos, que acompañaran al tratamiento de la tosferina y harán que botes la flema, aumenten tus defensas y te sientas mucho mejor.

El primero es el ¡remedio de la cebolla! Lleva más de un ingrediente pero definitivamente la cebolla aporta mayor sabor y por eso lleva su nombre.

Ingredientes: Una cebolla morada, dos limones, una taza de miel de abeja y dos tazas de agua.Remedios para la tosferina

Preparación: Corta la cebolla y colócala a hervir en el agua (dos tazas) durante 15 minutos. Déjala reposar después que hierva hasta que este a tibio, agrega la miel y el zumo de limón.

Indicaciones: Toma una cucharada cada 8 horas.

Otro remedio muy popular y efectivo para expulsar flemas es el remedio de jengibre y miel.

Ingredientes: 1 Kg de Jengibre, una penca de sábila (Aloe vera), una taza de miel de abeja, y dos limones.

Preparación: Extrae el jugo del jengibre con un extractor y licua el líquido con el gel de la sábila, la miel y el zumo de limón.

Indicaciones: Toma una cucharada cada 8 horas.

 

Tos Ferina: ¿Cuáles son sus Síntomas, Causas y Remedios?
5 (100%) 1 vote