Saltar al contenido
Remedios Para Todo

Artrosis: ¿Cuáles son sus Síntomas, Causas y Remedios?

Artrosis

¿Qué es la artrosis?

La artrosis hace referencia a la enfermedad crónica que afecta a las articulaciones. Por lo general se localiza en manos, cadera, rodillas o columna vertebral. Este padecimiento es el causante de dolores, inflamación e impedimento para realizar con normalidad ciertos movimientos cotidianos elementales como caminar, subir escaleras y hasta cerrar la mano.Artrosis

La artrosis causa el deterioro del cartílago articular lo que provoca que los huesos se vayan desgastando dando paso al dolor. Asimismo mientras que el cartílago va desapareciendo, el hueso reacciona creciendo por los lados lo que origina deformación en la articulación.

Tipos de artrosis

Actualmente la enfermedad se manifiesta en cuatro áreas principales:

1.- Artrosis de rodilla

Es el tipo más frecuente, pudiéndose distinguir dos tipos:

  • Artrosis de rodilla primaria: relacionada especialmente con el envejecimiento y la genética; va ligada al desgaste de las diversas partes que forman la rodilla.
  • Artrosis de rodilla secundaria: suele originarse por una lesión previa, como una fractura o lesión de ligamentos. Por tendencia afecta a deportistas y a personas obesas, pues es elevado el sobreesfuerzo que exigen a sus rodillas.

2.- Artrosis de mano

Es el segundo tipo más común. Se relaciona más al sexo femenino y a la herencia genética del paciente. Normalmente se origina en una articulación para luego extenderse al resto de la mano. Es una de las más visibles puesto que suele deformar los dedos, llegando incluso a afectar la cotidianidad de los pacientes en labores tan simples como la escritura.

El dolor es un acompañante durante el proceso de evolución de la enfermedad siendo más fuerte en un inicio y mermando a medida que aparecen los nódulos. Las molestias tienden a minimizarse cuando la deformación se completa. En este punto, puede verse comprometida la funcionalidad de la mano y la articulación puede quedar desviada o un tanto flexionada.

3.- Artrosis de cadera

Afecta a la parte superior de la pierna, es bastante frecuente, pero no tanto como la artrosis de rodilla o la artrosis en las manos. Generalmente, es propia de personas mayores, aunque puede aparecer antes de los 50 años.

El indicio primordial es el dolor, localizado en la zona de la ingle y el área interna del muslo. No obstante, también se puede reflejar en la rodilla.

En principio, sólo aparece al caminar y subir o bajar escaleras. Asimismo, se siente dolor tras un largo período de reposo, que se alivia una vez que la articulación entra en calor, pero luego reaparece tras una larga caminata o ejercicio prolongado, puesto que se sobrecarga la articulación.

Progresivamente, se van dificultando acciones elementales como cruzar o flexionar las piernas, y hasta caminar. En estadios avanzados pueden aparecer fuertes dolores durante la noche, debido a la posición de reposo y, con el transcurrir del tiempo, aparece la cojera al caminar.

4.- Artrosis de columna

El hecho de que la columna vertebral esté formada por muchas articulaciones, incrementa la posibilidad de desarrollar artrosis en esta zona, siendo las más cotidianas, la artrosis cervical y la artrosis lumbar. Puede ser asintomática, y gracias a esto no estar diagnosticada en muchas ocasiones, localizándose de manera fortuita al realizar una radiografía por cualquier otro motivo.

¿Qué síntomas que tiene la artrosis?

Las manifestaciones de esta enfermedad son muy diversas, progresivas y aparecen dilatadas en el tiempo. Los síntomas más habituales son dolor articular, crujidos, limitación de los movimientos, y en ciertas ocasiones, el derrame articular; adicionalmente algunos pacientes presentan rigidez y deformidad articular.

artrosis de rodilla

El síntoma más preocupante para las personas con artrosis es el dolor. Dentro del primer estadio, se desencadena al moverse o realizar un esfuerzo con la articulación afectada, el cual puede cesar con el reposo. A continuación, el agravamiento de la enfermedad hará que el dolor se presente tanto con el movimiento, como con el reposo.

El único punto a favor del dolor artrósico es que su inconstancia, por ello los pacientes pueden durar largos periodos de tiempo sin padecerlo. Cabe acotar que esto no significa que la artrosis se haya detenido, su evolución continúa.

¿Qué causas producen la artrosis?

 

Aun con lo avanzado de la ciencia y la medicina se desconocen con exactitud las causas que producen la artrosis, sin embargo existen ciertos factores de riesgo asociados a su aparición:

  • Sexo: afecta en especial a mujeres mayores de 50 a 55 años.
  • Edad: se incrementa de forma exponencial desde los 50 años.
  • Genética: es una enfermedad de tipo hereditaria. Para ser exactos la herencia genética en el desarrollo de la artrosis puede incluso ser de un 65%.
  • Actividad física elevada: tienen mayor riesgo de padecerla, los deportistas de élite.artrosis degenerativa
  • Actividad laboral: repetir en exceso movimientos articulares a largo plazo, puede conllevar a la sobrecarga articular y provocar la aparición de artrosis.
  • Obesidad: aunque no parece participar en su desarrollo, si puede agravarla en ciertas articulaciones como las rodillas.
  • Menopausia: la merma de producción de niveles óptimos de estrógenos como secuela de la menopausia constituye un factor de riesgo para padecerla.
  • Traumatismos: las fracturas y lesiones son factores desencadenantes.

Tratamientos para la artrosis

El propósito principal del tratamiento contra artrosis es aliviar el dolor y la incapacidad funcional sin que esto provoque efectos secundarios. El primer paso para lograrlo, lo deben dar los especialistas enseñando a los pacientes a evitar todo lo que contribuya a lesionar las articulaciones, donde se incluye el sobrepeso, actitudes inadecuadas en el trabajo, movimientos repetitivos, útiles de cocina, calzado y hasta el  mobiliario.

En segundo lugar, es recomendable que cada paciente cuente con una tabla personalizada y adaptada de ejercicios para llevar a cabo bajo la supervisión de un fisioterapeuta, esto con el fin de mejorar el curso de la enfermedad.

tratamiento artrosis

Para finalizar, el reumatólogo decidirá cuál es el tratamiento farmacológico adecuado para cada caso:

1.- Antinflamatorios y/o analgésicos

En la fase más aguda, la inflamación del área afectada, incrementa mucho el dolor. Cuando se llega a ese punto, suele ser necesaria  la prescripción médica de antiinflamatorios y/o analgésicos que disminuyan la hinchazón de la zona y por ende calmar el dolor.

2.- Medicamentos condroprotectores

Son los medicamentos exclusivos para tratar la artrosis a largo plazo ya que actúan de forma directa sobre la articulación afectada, aliviando el dolor y mejorando la movilidad. De igual manera está demostrando que son capaces de atacar la enfermedad de raíz, esto implica el que ralentiza el deterioro de la articulación. Dentro de este grupo de  fármacos se encuentran el condroitín sulfato, el ácido hialurónico y el sulfato de glucosamina.

Muchos estudios han confirmado la eficacia y seguridad del primero evidenciando que los pacientes tratados con este fármaco presentaron mejoría significativa  del dolor y de la capacidad funcional.

3.- Cirugía

Los especialistas aconsejan como alternativa terapéutica la cirugía protésica, una vez que el paciente se encuentra en un estadio final de la enfermedad.

Comparte éste post si te ha resultado interesante en tus Redes Sociales favoritas aquí abajo.

Artrosis: ¿Cuáles son sus Síntomas, Causas y Remedios?
5 (100%) 1 vote